miércoles, 21 de marzo de 2007

Miscelánea


Hay lecciones que se aprenden de manera muy rápida y otras que resultan imposibles que siendo consciente del resultado no eres capaz de hacerlo de otra manera así que la única forma de no volver a errar es sencillamente alejarte, poner la distancia suficiente sabes que esto no solucionada nada pero al menos, te engañas diciéndote que has hecho lo correcto...
***************

Tengo todo tipo de recetas, curan todos los males, me dicen que el objetivo por el que miro las cosas está muy bien equilibrado, suelo sonreír satisfecha hasta que necesito una de mis recetas, la busco y al intentar leerla...no entiendo lo que pone...
***************

Luego están las grandes cuestiones, esas que te hacen parar en seco, que piensas de manera íntima sin llegar a ninguna conclusión, reflexiones cíclicas, recurrentes, como la motivada por la ”penúltima” decisión de alguien de bajarse del autobús, de tomar la decisión más abrupta, de recuperar de manera tajante la dignidad, aunque sea la última vez, hablo de Inmaculada, de esta mujer que ha decidido que ya estaba bien...y lo pienso y lo entiendo pero no sé si sería capaz, no de tomar la decisión propia, que en esas hay que estar si no de ayudar a la ajena, suena extraño luchar por ayudar a morir dignamente y no hablo del Testamento Vital o de la Ley de Autonomía del Paciente, ni siquiera del artículo 143 del Código Penal, por supuesto tampoco lo hago desde ningún club de opinión pero menos como pueden ser las iglesias y sus preceptos ( tienen a veces todo mi respeto pero no se confundan) no...no es eso, es mucho más, que esté reglamentado, aunque de aquella manera, no me ayuda en la reflexión...no me ayuda nada.
****************

Esa tarea divina que se imponen algunos, esa obligación superior de salvar al prójimo, de llevarle a camino...al suyo, esa empresa altruista ¡ja! de velar por tu seguridad, esa mano helada que te tienden...sin que se la pidas...falsos predicadores...oráculos fatalistas...demasiados Mesías...demasiados errores...demasiadas muertes...
...¿acaso existan varios tipos de conciencia?

7 comentarios:

Cendra dijo...

¡Caramba! ¡Me alegro de descubrirte!

MALEFICABOVARI dijo...

Sí, existen tantos tipos de conciencia cómo personas poblamos la tierra, sólo son conciencias distintas, pero las buenas tienen el denominador común del buen fondo... las malas, esas son todas iguales. Y me alegro de que la gente sea altruísta, ud tb lo es un poco dejándose aquí las letras bellas en forma de post y regalándonos parte de su ser... ud también es una de esas que velan por los demás, créalo, a mi me lo parece.
Bsssssssssss
Maléfica

e-catarsis dijo...

Cendra ¡bienvenida!

Male, creo que exagera, es sencillo opinar, aplicar recetas en la distancia ( al menos a mi me lo parece), otra cosa es aplicarse el cuento pero...gracias :))

Corpi dijo...

Pues ahora resulta que la conciencia es algo físico, es decir, tiene conciencia quien tiene algo en el cerebro que le falta a quien no tiene conciencia, así de sencillo. Por lo menos este es el último descubrimiento sobre el cerebro que se ha hecho.

Tamaruca dijo...

El problema que le encuentro a las recetas es que nunca dos ollas son iguales, ni la vitro calienta a la vez que una cocina eléctrina o de gas, ni es lo mismo usar agua dura que blanda, ni el avecrem de gallina blanca sabe igual que el del día.

Mmuackisss....

Un besico tardón de semana estresante ;-)

apesardemi dijo...

DRAE. Conciencia: 2. f. Conocimiento interior del bien y del mal. Creo que es la definición que mejor se ajusta a lo que entendemos por conciencia. Claro que eso es lo que me parece a mi. Otros no estarán de acuerdo.

Para mi si existen diferentes tipos de conciencia puesto que se va formando acorde a la educación, cultura, ambiente, experiencia, genética, etc. de cada cual. ¿El fanático que se inmola y de camino inmola a unos cuantos semejantes, cree que actúa bien o mal?

Complejo como todas tus reflexiones ;))

Besos.

e-catarsis dijo...

Apesar...el fanático no tiene conciencia es sólo un...fanático, no piensa, no tiene por tanto conciencia, la conciencia lo es en tanto discrimina...y para esto hay que pensar... para bueno o para malo...en todo caso los que la tienen (para malo) son los que incitan a los fanáticos, les anulan la voluntad y sencillamente se sirven de ellos, son las primeras víctimas de su propio fanatismo...
ahora me has puesto a pensar...