domingo, 14 de octubre de 2007

... lo otro, la otra, los otros o los restantes...

Me siento estafada, bueno igual esto es algo exagerado pero es que llevo toda la vida en el convencimiento de que hay que cuidar a los demás, de que estos son muy importantes para nosotros, de que no hay que hacer nada por incomodarles, etc, etc, etc... –al menos esto me han dicho siempre-

Pero un buen día me pongo a pensar –lo sé pienso demasiado- en quienes son esos demás, en cómo se llaman, qué cara tienen y me digo que si tengo que hacer tantos esfuerzos por hacerles la vida más agradable pues que al menos debería saber exactamente quienes son así que tomo la decisión de salir a la calle y buscar a esos demás –por los que tanto me “aconsejan” que debo preocuparme-

Como no sé que tiempo me va a llevar la empresa considero acertado ponerme ropa cómoda y mis viejas converse –que decido lavar antes por la cosa de dar una imagen correcta-

Estoy algo inquieta aunque supongo que es natural sentir una cierta excitación ante lo desconocido, es agradable me digo...

Cierro con cuidado la puerta de mi casa y encuentro a mis vecinos –una pareja con dos niños- esperando el ascensor ¿serán estos algunos demás? Sin darles mucho tiempo saludo amablemente y les pregunto si ellos son unos demás

...

Me miran con cierta sorpresa y sin devolverme el saludo –ella- me pregunta:

- ¿Demás qué es eso de demás?

Les empiezo a explicar mi teoría pero llega el ascensor y me dicen -él- que suba yo que ellos han olvidado no sé qué abren la puerta de su casa –con una precipitación que no entiendo- no importa puedo... e s p e r a r...

Clank!!!

Me dejan allí... bueno me digo estos desde luego no son los demás, me encojo de hombros y me subo al ascensor, mientras desciendo pienso en la extraña reacción de mis vecinos

Salgo a la calle, el fresco de la mañana me despeja y me hace sentir muy bien, me dirijo al puerto; me gusta ese sitio y siempre está lleno de gente así que seguro que por allí encuentro a algún demás. Por el camino mi estómago me recuerda que no he desayunado y me paro en una franquicia de esas tipo Starbucks a comprar un capuchino y un sándwich vegetal (¿se han dado cuenta la cantidad de cafés diferentes que te ofrecen en este tipo de establecimientos? Tienes que tener un criterio muy sólido de lo que quieres o de lo contrario no habrá manera de decidir)

Mientras espero, me acerco a un tipo que hay en la barra –supongo que esperando igual que yo- y le digo si le puedo hacer una pregunta, me sonríe amablemente y pienso que esta vez seguro que es un demás –me ha sonreído seguro que me conoce- le empiezo a contar mi teoría pero veo que comienza a ponerse nervioso, ya no me sonríe y le lanza una mirada de apremio –o angustia ahora que lo pienso- al camarero, sigo con mi teoría pero llega su encargo, paga apresuradamente y con una disculpa sale del local a grandes zancadas. Bueno pues tampoco este es un demás y es una pena porque parecía simpático.

Una camarera con varios piercings me trae mi encargo y tentada estoy de preguntarle pero la llaman desde el final de la barra así que pago en caja y salgo a la calle.. está bueno el café.

...

El resumen de la mañana no ha sido nada alentador

La verdad es que pregunté a muchas personas, estudiantes de ingeniería, monjas carmelitas, un concejal de IU, un catedrático de historia, un grupo de escoceses que estaba de visita en la ciudad, dos adolescentes con monopatín, un guardia urbano, el práctico del puerto y creo recordar que a un par de indigentes a los que incluso llegué a invitar a un bocadillo y... nada, nadie era un demás.

No lo entiendo igual estoy formulando mal la pregunta o lo mismo es que esos demás no saben que lo son... podría ser ¿verdad?

Y por cierto ahora que lo pienso ¿soy yo un demás?

Uggh...

Tal vez debiera haber empezado por ahí -tengo que hablar muy seriamente con L-

¿Algún demás en la blogosfera?

Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

21 comentarios:

Tamaruca dijo...

Fíjate que yo creo que encontrar "demases" es relativamente fácil... lo que me cuesta horrores es encontrar "alguienes" y últimamente, ni siquiera me apetece comportarme como "alguien" me he hartado, se es mucho más feliz siendo una simple "demás"

Genial post.

Muchos besos :*

Rosenrod dijo...

Buffff.. ¿Quién querría ser un "demás" cuando la mayoría, más bien, parece querer ser "algo"?

A lo mejor es que todos somos "los demás", pero algunos son más "demás" que otros... (parafraseando a D. Jorge Orwell)

Un beso!

CurroClint dijo...

YOO!!!! Yo soy un demás, e-cata; te ha sentado de maravilla el finde. Pedazo de historia. Niña, protégela bajo llave, eso vale. Genial. Te lo digo muy en serio. Redonda y clavada. Así sí. Un besazo.

Thalatta dijo...

Jamía... los demás a los que preguntaste eran "yo" para sí mismos, y tu eras la "demás" para ellos. No se puede ir preguntando así tan alegremente, que un@ siempre quiere ser "yo" y no "demás".
A mi me da igual ser "demás" otra cosa es "estar de más" ;)
Besillosss

Manuel Márquez dijo...

Si se entiende por "demás", compa-e, el estar ahí fuera, y presto a contestar y entablar conversación cuando se es requerido, pues sí, supongo que me puedo considerar (al menos, la mayor parte de los días; otros, no sé...), un "demás blogosférico". Supongo. Ah, y muy bien escrito el texto, que casi nunca te lo indico, y no es justo: no sólo lo sorprendente o lo "descolocante" se cuenta entre tus méritos "escritureros"...

Un abrazo y feliz semana (espero que tan energética como la música de Hendrix que le metes de compaña...).

Nuncio Tamallangos dijo...

Sabes, más que preguntarle a la gente quienes son tus "demás" y quienes no, casi mejor decide tú misma quienes quieres que lo sean. Y a los otros, que les de el aire.

Por cierto, tengo vecinos parecidos a los tuyos... qué horror. Yo diría que los vecinos "como ente abstracto" raramente son demás.

Alvargonzalo dijo...

...yo creo que más que un demás soy un otro.
Como no tengo ni vecinos ni ascensor, algunas veces me pregunto si no me habrán dejado solo para ser ellos.

Víbora dijo...

Ya sé cuál es el fallo en tu teoría.

Es casi toda correcta, sólo que hay que hacerlo de forma que "los demás" no se den cuenta.

Y, por supuesto que tú formas parte de "los demás", sólo que eres uno de "los demás" de los demás.

e-catarsis dijo...

Bueno Tam es que yo creo que al final a todos nos cuentan la misma historia y andamos un poco despistaos pero vamos que yo no cejo en la empresa de buscar a esos demases perdidos ;-)
Bss (lo malo será cuando los encuentre y tenga que invitarlos a un pinxo de tortilla :DDD)

Rosenrod ¿algo cómo qué? mmm estas un tanto impreciso
¿Qué grande el Sr. Orwell qué malos ratos hemos compartido... y sí hay unos/as demases que lo son más que otros -aunque otros/as se quedan en "bultos"- ¡ya me has puesto a pensar otra vez! serás...
:P

Pedazo de demás curroclint venga usted p'acá que le hago el cuestionario del demás ;-)

Tha has logrado terminar de liar(la)(me) ;DD aunque me ha quedado claro que estar de más no es buena cosa
Pasa pasa y ponte cómoda que tú aquí nunca estas de más
Bss

Compa-m tú sin duda serias un demás perfecto de esos por los que preocuparse no cuesta mucho (aunque esa vaguería que llevas en todo lo alto no sé yo...)
¿Te gusta Hendrix? wwwow!!!
:))

Nuncio T, bueno es que tú no eres nadie y esto simplifca las cosas ¿verdad? De todas maneras yo estoy llegando a la conclusón que los demás son como los reyes magos...un camelo :O
Los vecinos son como una cosa mucilaginosa además que los míos todos deben ser extranjeros porque yo les saludo y ellos ni mu, aunque..igual es que todos son sordos... no sé
:))

Alvargonzalo ser el otro no está tan mal... creo, aunque la forma física ha de ser inmejorable (por si las flyes)
Las personalidades fuertes acaban acogotando, vaya al médico y expóngale su caso :P

Víbota es que a mí se me ve venir de lejos y claro...a final es que se dan cuenta, me tienes que enseñar a reptar sin que se me rompan los leotardos ;-)
Bss

Judas dijo...

Por lo demás.... Mejora lo que ves. Ahora ¿que es mejorar?... Mejor empezar por la demasía de un mismo ¿no?. Un saludo vecina.

Rosenrod dijo...

Porque, dado que lo que somos parecen darlo las cosas, lo inanimado, es evidente: todos queremos ser "algo" con nuestros adminículos y cacharros y signos exteriores de superioridad. Con ese panorama, ¿dónde puede caber un "alguien"? No, no, mejor un "algo" ;)

e-catarsis dijo...

Judas que me aspen si entiendo una palabra!!!
¿Me lo explicas vecino?
;-)

Rosenrod entiendo lo que ocurre es que a un hombre o a una mujer no lo hace -afortunadamente- ningún adminículo ni cacharro, la cosa tal y como yo la veo hay que currársela un poco más, ahora bien bultos los hay por todos lados la cosa es que no estorben demasiado ni...tapen la luz del sol
:P

argamenon dijo...

Me temo que enfrentarse no a usted pero si a su dilema en el ascensor, en la cafetería e incluso hasta en el puerto, donde uno pudiera presumir que cuenta con mayor número de posibles escapatorias, debe dar un poco de miedo.
¿Demás?... ¿Los otros?... ¡Caray! Yo vi una película que manejaba en su título un concepto parecido y al final no llegué a saber a ciencia cierta quienes era los vivos y quienes no, y si los unos ayudaban o molestaban a los otros; pero imagino que si ellos mismos se llamaban “los otros” y si los otros son “los demás”, pues eso…; que por mucho que imagine me estoy dando cuenta con horror que no tengo ni idea de lo que estoy imaginando y mucho menos de lo que le estoy diciendo, pero reconocerlo ya debe tener su merito. ¿No le parece?
Pero volvamos a tema que le preocupa. Vaya por delante que la palabreja de marras se las trae. Parece que se refiere a los otros, y entre ellos a los prójimos, los próximos, aquellos con los que nos rozamos aunque no nos demos ni cuenta, pero también en la misma parte limitada de un todo puede referirse a los prescindibles, a los que no son necesarios que estén, es decir: a algunos y, si somos sinceros, no pocos de “los otros, los prójimos, los próximos, aquellos con los que nos rozamos aunque no nos demos ni cuenta”. En fin, un lío, y aquí lo dejo.
Le puedo asegurar que no soy de los que van pregonando por ahí que su cuerpo es suyo, y que su libertad personal es la única razón de su existencia, pero como la caridad empieza por uno mismo, que si no es lo mismo lo parece, pues eso, seguiré, como me temo que haga usted, intentando dar gusto a mis propias limitaciones aceptadas voluntariamente y con ello cuidar, en lo posible, a los demás y no incomodarles sean quienes sean, estén donde estén, e incluso si llegaran a huir despavoridos ante cualquiera de mis (sus) desconcertantes preguntas.
Y al hilo de lo dicho, creo, y así lo temo, que siempre puede que haya algunas respuestas que requerirían que algunos pensaran en ellas, y esto es más complejo, y no por complejo sino por impensable de que así ocurra en algunos demás. ¿Cómo se le puede ocurrir preguntar indiscriminadamente y a bocajarro?

The Seeker dijo...

No por nada, Rosenrod, pero yo siempre he preferido ser alguien a ser algo; o mejor: ser un imbécil... como los de "mira qué coche/casa/trabajo/novia tiene ese imbécil".

En cuanto a lo que nos ocupa... ah, la deixis personal. Ya me lo preguntaba mi sobrina, con sus cuatro añitos: ¿por qué cuando yo digo eres tú y si tú dices soy yo? Hay preguntas que no tienen fácil respuesta, desde luego.

Por cierto... ¡hola! (Que creo que es la primera vez que me cuelo en tu casa y digo algo).

e-catarsis dijo...

Yo sé Argamenon que a veces soy pelín impulsiva y que tal vez abordar de esa manera a los demás sean estos o no demases pues...
¿Sabe? me cruzo a diario con muchas personas, gestos anónimos en los que apenas reparo supongo que ellos tampoco en mí y sin duda que alguna vez se han hecho este tipo de preguntas aunque es verdad que si yo fuera la preguntada con toda seguridad saldría pitando y pensando en lo mal que está la peña -que lo entiendo- así que aunque no cejo en el intento, veré la manera de pulir el experimento, mientras como bien dice Ud seguiré con lo mío -limitaciones personales incluídas-
En fin... que no tengo arreglo pero ¿acaso importa mucho?
;-)

The Seeker, bienvenido estas en tu casa
:))

Marc dijo...

Seguramente lo mejor de buscar a los demás es que, a veces, te encuentras a ti mismo, para sorpresa tuya (propia). Pero claro, como siempre ha habido clases, hay demases y demás, y, entonces, no todos son tus demás, aunque ninguno está de más.

Difícil esto de reconocer a nuestros demás, por cierto, ¿no formarás tú parte de nuestros demás? No sé, te noto algo;)

Un beso de más, si puedo:))

Cobre dijo...

Uy nena, si sq cada vez hay menos demás!, yo creo q sq se esconden y solo salen a la calle los otros!. O igual tienes razón y lo q les pasa es q no son conscientes de lo q son!. ¿Te verán ellos a ti como una demás?, ¿se nos estará pirando a todos la pinza?.
Igual es q hemos perdido la capacidad de ver, y además nos da miedo q nos vean y sepan lo q somos realmente.... ;)

Genial chata, alucino contigo!

Un beso en la frente!

e-catarsis dijo...

Marc yo llevo perdida años sería una sorpresa para mí encontrarme pero si me ves por ahí y quieres presentarme pues...agradecida :P
¿De veras me notas? Te juro por la cobertura del móvil que yo ni te he rozado...palabrita
;-)
Besos, muchos a uno de mis demases más simpático
:)

Cobre yo fatal de lo mío ya lo sabes pero...más contenta que unas pascuas
Oye oye cuando hablas de los otros suponemos que son otros de los otros vamos que estan vivos ¿no? a mí no me fastidies que lo único que me falta ver son muertos... amos anda con lo cagueta que soy -que vi el orfanato el domingo y todavía duermo con la luz del pasillo encendida- un no parar nena
:P
Besos demás rewapa :))

Cobre dijo...

Calla calla nena, q miedo!. Yo q veo este tipo de pelis agarrada a un cojín imagínate el cuadrazo q resultaba intentando esconderme debajo del brazo de un amigo!. Y claro, el tío q estaba al otro lado escojonao de la risa!. Y a todo esto yo diciendo cada vez q me pegaba un susto "una de disney por favor!!!". Una penita de criatura...

Yo no estoy del todo segura de q los otros (sean de los otros o de vete a saber tú), estén vivos. Muertos tampoco diría, pero sí en un estado de letargo.. sí. Creo q habría q estudiarlos, pq me da a mi q son pinigrosos!! :P

Más besos!

Balcius dijo...

Me he puesto como una moto con Hendrix. Qué bárbaro.

Un abrazo, por lo "demás", mi querida desconocida, mi ajena lejana, mi prójimo más entrañado.

luzbelguerrero dijo...

Buenos días Puri, yo no sé si "L" soy yo, porque me desconcierta eso que dice de que tendría que hablar seriamente conmigo. Como nunca hemos hablado de esa guisa, tengo mis dudas, pero ya sabe que (cada tanto), me torno inasequible al desaliento, y me meto hasta allí donde no me han llamado.
Definitivamenye Ud. no es un demás, y me late que yo tampoco, porque siempre que me refiero a ellos, lo hago con una carga peyorativa evidente, y no acostumbro a tirar piedras contra mi propio tejado. Siempre que hablo de los demás, coincide en que están haciendo algo inapropiado; injusto hasta la irritación; insolidario hasta lo ilógico o al menos cabreante.
¡Qué va!, no, Ud. no es un demás, sino el icono magnífico al que deberían empezar a emular, para dejar de serlo. ¿Han llegado Ángel y Pepín?