lunes, 19 de febrero de 2007

...buenos inventos...creo...


Me pongo a marear por los diarios on line y de repente me encuentro que ha muerto un tal Robert Adler sigo leyendo porque yo a este tipo no le conozco de nada pero me paro en seco cuando cuentan que fue uno de los inventores del mando a distancia ...bueno, esto ya se merece que me detenga un poco más, porque el tipo que inventó o colaboró o mejoró semejante artilugio se merece un monumento, no me negaran que es un auténtico placer hacer zapping sin moverte del asiento, de hecho estoy convencida que si no existiera este dispositivo, no existiría el zapping, así somos de comodones, al menos así soy yo, pero con este pequeño aparato todo es distinto, cambias de canal de manera muy sencilla y cómoda y esto te permite, además de ahorrarte la publicidad ( aunque algunos anuncios son verdaderamente buenos...) ver tres o cuatro cosas a la vez, bueno más o menos...
Aunque también tiene sus pegas, porque como alguien se apodere del aparatito y encima sea de natural inquieto no te queda de otra que armarte de paciencia o la negociación y si no da resultado ni la una ( porque hay días que ya has agotado toda la que tenías) ni lo otro pues...la lectura es la mejor opción ( bueno si tienes un día cabrito hay una más pero esta no la recomiendo...)
Otro inconveniente que yo le veo es lo rápido que uno se acostumbra a las cosas cómodas y esto hace que cuando el mando no aparece ( no es que lo busques no, es que das un repaso general sin moverte del sillón) y si con ese vistazo no lo ves te tragas lo que estén dando en ese momento aunque sea el cortejo amoroso del gambón rojo...fijo.
Estos aparatitos tienen además la virtud de caerse mucho, lo que hace que el diseño original se vea tuneado de muy diversas maneras, sobre todo cuando la pestaña de la tapa donde van las pilas acaba rompiéndose y en un alarde de originalidad lo sujetas con una goma elástica o papel celo o similar, si ya sé que es cutre pero también es efectivo...
En cualquier caso al final el mando no es tan importante después de todo porque salvo honrosas excepciones la televisión es un autentico peñazo

Edito para poner los enlaces de esta manera porque de la otra por el momento es...imposible

Robert Adler
http://www.elmundo.es/elmundo/2007/02/17/obituarios/1171681454.html?a=5ad2fccae7fae375bdc604d145d1db3e&t=1171826291

Mando a distancia
http://es.wikipedia.org/wiki/Mando_a_distancia

Zaapping
http://es.wikipedia.org/wiki/Zapeo

...en fin...que lo sigo intentando...

3 comentarios:

Víbora dijo...

El mando a distancia es la prueba definitiva para la convivencia.
Si soportamos (y nos soportan) una sesión de zapeo alocado, esa convivencia es resistente.

Ocurre una cosa muy curios con el zapping. Todos lo hacemos, pero no soportamos que lo ahaga otro en nuestra presencia, nos saca de quicio y nunca observamos que nosotros hacemos lo mismo y sacamos de quicio a los demás.

Dr. Strangelove dijo...

Una pérdida considerable para los pobres televisores. El mando a distancia es su corazón, por el que la pasión del espectador se manifiesta.

Lo de los vínculo hay que solucionarlo como sea. Me teletransportaría pero no es fácil.

Besos y ánimo.

e-catarsis dijo...

Víbora ¿tanto?...¡caray!, completamente de acuerdo con lo segundo, así somos de "puñeteros"

Doc, propongo como homenaje por la pérdida un día sin TV...sería curioso ver en que se ocupaba el tiempo dedicado a ella...

...si se teletransporta avise antes que una no tiene los nervios para apariciones ;-)