miércoles, 28 de febrero de 2007

...pequeños placeres....

Igual recuerdan que hace unos días hablaba de lo que me gusta enredar en una librería y les contaba de una que ya desapareció y de otra en la que se organizan sesiones de cuentacuentos, y la verdad es que cuando acabé de escribir me quedé pensando en una más, no quise rehacer, ni añadir porque esta merece toda mi atención por lo especial que es.

En un principio no era una librería y no lo era porque no se vendían libros, por aquel entonces los dueños un matrimonio tan especial como el establecimiento en si, sólo tenían en sus estanterías cómic, pero esta es una ciudad pequeña y aunque me consta que los parroquianos que frecuentamos ese lugar somos muy fieles, la cosa no daba como para la especialización así que introdujeron libros, creo que con muy buen criterio.

Pero aunque ahora se vendan libros V de Viñetas, en homenaje como no al excelente cómic de Alan Moore V de Vendetta ( la adaptación cinematográfica a mí personalmente me pareció muy correcta), sigue siendo una tienda de comic, hasta aquí todo normal, pero lo que hace muy especial a esta tienda, es el matrimonio que la regenta, él adora el mundo del cómic, le gusta y le gusta que se le note que le gusta, disfruta con ellos, sabe de todos los dibujantes, de todos los guionistas y puedo decir que cuando te dejas aconsejar el acierto es total y ella, es una lectora impenitente con la que comentar cualquier libro es un auténtico placer.

Él es un niño grande y ella es el equilibrio exquisito.

Bueno pues...hasta aquí casi normal también ¿verdad?.

Lo verdaderamente especial de este sitio son las tertulias que se organizan, no tienen hora, ni tema previsto, ni hay ponente sólo tienes que entrar porque siempre hay algún parroquiano enzarzado en alguna discusión sobre la última adaptación al cine de tal o cual cómic ( ahora es el Motorista Fantasma, se lo pueden imaginar), interminables conversaciones sobre si El Acorazado Potemkin es una obra maestra o un tostón del quince, o sobre Harry Potter ( esta ya es un clásico) o...si Jess Franco es un genio o un loco ( esto...también es un clásico), no he mencionado el cine pero es obvio que lo uno siempre lleva a lo otro, esto es lo verdaderamente especial de este lugar, este es su gran atractivo, lo que marca la gran diferencia; puede variar la disposición de las estanterías, puede haber más o menos libros o cómic que hay dos cosas que no cambian una, una de ellas es que jamás te dejan sin el número de tu colección y otra que siempre hay una buena tertulia a la que sumarse, bueno hay un par más...saben como hacerte sentir como en tu casa y les gusta...les gusta mucho su trabajo...aunque a estas alturas de la cosa yo...no creo que se lo tomen como tal.

Y hablando de cómic una recomendación de una recomendación que me hizo a mí el dueño de la tienda:

MAUS

Este es un cómic muy especial, el único que tiene un premio Pulitzer, el autor es Art Spiegelman, y Maus es la historia de su padre, narrada a modo de entrevista, los personajes son animales, ratones que representan a los judíos y gatos que representan a los nazis no les cuento más porque el enlace que he encontrado es muy completo...
...y si se animan...es un comic muy bueno.

¡Qué lo disfruten!

9 comentarios:

elperdedor dijo...

Bonita historia. Yo soy hijo de librero y desconozco las tertulias, o las he olvidado. Ya decía Chéjov que en provincias se envejece más deprisa, tanto que al recordar uno se equivoca siempre. Pero al grano. A falta de tertulias y tertulianos, tuve lecturas y libros que disfruté en penumbra de confesionario, con cierto regusto adúltero que enriquece mi épica de lector.
Saludos.

Tamaruca dijo...

Me gustó tanto la introducción de Spiegelman en "Ciudad de cristal" la novela gráfica, que lo seguí hasta Maus.

Una librería con cuentacuentos es uno de mis sueños frustrados. O no. Quien sabe, la vida tantas vueltas...

Muackisssss...

apesardemi dijo...

No he conocido librerías con cuentacuentos (me ha recordado esa película un tanto pastelito pero agradable que se llama "Tienes un e-mail") aunque si con tertulias y charlas improvisadas. También se van perdiendo como en la peli.

Buscaré un ejemplar de Maus ;)

Besos tempraneros.

Dr. Strangelove dijo...

Me encantaría acompañarla a esa librería, debe ser un gran placer perder el tiempo allí, tal y como la describe. Yo no conozco ninguna similar, si existiese la frecuentaría seguro. Nada mejor que hojear libros y tener una tertulia interesante.

besos

e-catarsis dijo...

Sí, recuerdo esa película un poco empalagosa, la librería que yo menciono no es tan bonita, pero esta es real...ya sabes.

Pues a mi me encantan estas tertulias sin orden ni concierto, a veces no conozco a la gente con la que me pongo a discutir sobre algo...si es que nos da igual...

Si te gusta Maus porque leer comic es algo distinto a leer libros ( tú no creas las imágenes estas te las dan dibujadas), tengo más sugerencias, tú me dices y yo encantada de compartir información contigo :))

Un beso de viñeta...slurpssss ;.)

e-catarsis dijo...

Doc, será un placer presentarle incluso a los desconocidos si se pasa por aqui...es lo que tienen las ciudades pequeñas.

Un beso

MALEFICABOVARI dijo...

Yo también iba a una librería en la calle del pez, se llamaba creo, Tierra de fuego, y siempre que entrabas, había alguna presentación de algún libro, poco conocido, y te invitaban a tomar algo, y nos quedábamos hasta el alba a charlar de cualquier cosa... tenía un encanto especial...
Me hubiese encantado tener una mía, hubiese hecho tertulias, cafés, sesiones de cine, lecturas de versos, cualquier cosa que fuera darle al molino, en definitiva, crecer aprendiendo de los demás.
Gracias por decirme qeu no soy estúpida, anima bastante.
Un placer, tu blog
Maléfica

Corpi dijo...

Qué envidia, yo quiero ir a esa librería, es más yo quiero tener una librería así, o más todavía, yo quiero ser una librería como esa.

e-catarsis dijo...

Maléfica, bienvenida y poco a poco ya sabes...

Corpi, es una opción...piensa en ello y si la montas...me dices algo ;-)